CRISIS DEL CORONAVIRUS

Las CCAA deberán disponer del doble de camas UCI respecto a las que tenían antes de la COVID-19 y poder triplicarlas

Evolución de camas UCI en España
Número de camas UCI disponibles en hospitales públicos por comunidad autónoma entre 2010 y 2017.

ANA TUDELA Y ANTONIO DELGADO

26 DE ABRIL DE 2020 13:30H

Invertir en Sanidad pública podría no ser una opción para las comunidades autónomas si quieren estar entre las elegidas para iniciar un progresivo aumento de la movilidad y de la actividad laboral y no verse de nuevo duramente afectadas por medidas de confinamiento en posibles rebrotes del COVID19. Eso es lo que el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y la Dirección General de Salud Pública han recomendado al Gobierno, tal y como figura en el documento “Recomendaciones sanitarias para la estrategia de transición” entregado esta mañana al presidente, Pedro Sánchez, y que este ha trasladado a los responsables de las CCAA. Un documento que se reconoce que es “dinámico y susceptible de ser modificado”.

Entre las áreas en las que pone el foco dicho documento, se incluye tener en los hospitales capacidad de disponer de forma inmediata, para caso de necesidad, del doble de camas UCI respecto a la capacidad que se tenía antes del COVID19 y disponer de espacios identificados para triplicar esa capacidad si fuera preciso. También disponer de alternativas de hospitalización suficientes y tener una garantía de reservas de equipos de ventilación mecánica invasiva y medicación para el tratamiento de pacientes críticos.

Las autonomías más afectadas por la epidemia ya han multiplicado sus capacidades hospitalarias para poder hacer frente al número de pacientes contagiados por COVID19 durante la parte alta de la curva. Se trata de que no deshagan esas capacidades tan rápido como las implantaron.

“No nos podemos permitir volver a poner el sistema en una situación similar, por lo que es importante tomar medidas que eviten el riesgo”, explica el documento. “Una capacidad asistencial adecuada y adaptada al riesgo podría evitar períodos de confinamiento” porque ya se ha visto que “un brote de COVID19 tiene la capacidad de desbordar el sistema asistencial de cualquier país” y “la experiencia del último mes en algunas zonas de alta incidencia en España lo demuestra”.

DATADISTA ha realizado un análisis de la evolución del número de camas UCI disponibles en hospitales públicos por comunidad autónoma entre 2010 y 2017, el último dato disponible. España debería aumentar su capacidad desde las 3.445 camas UCI en la sanidad pública -media de las camas UCI disponibles entre 2010 y 2017 - a unas 6.900 camas UCI para cumplir con las recomendaciones del documento de los expertos. Esta nueva exigencia hará subir la tasa de camas UCI en España de 7,5 camas por cada 100.00 habitantes a unas 14,7 camas.

Evolución de las camas UCI por comunidades autónomas en hospitales públicos entre 2010 y 2017. Los datos de La Rioja, Ceuta y Melilla están agregados por Sanidad por secreto estadístico / Ministerio de Sanidad. Microdatos de la Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada (SIAE), INE y elaboración propia

La situación de las camas UCI es desigual entre las diferentes comunidades autónomas. Con datos de 2017, la Comunidad Valenciana y Extremadura disponen de 9 camas por cada 100.000 habitantes en hospitales públicos mientras que otras comunidades como Cantabria, Cataluña, Andalucía o Islas Baleares tienen menos de 7 camas por cada 100.000 habitantes.

Evolución de la tasa de camas UCI por comunidades autónomas por cada 100.000 habitantes en hospitales públicos entre 2010 y 2017. Los datos de La Rioja, Ceuta y Melilla están agregados por Sanidad por secreto estadístico / Ministerio de Sanidad. Microdatos de la Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada (SIAE), INE y elaboración propia

Además se señala la necesidad de reforzar la atención primaria, que se ha convertido en el eslabón crucial del sistema en el proceso de desescalada, con centros específicos para tratamiento de pacientes sospechosos de COVID19 y circuitos separados para aquellos con dificultades respiratorias, dotación de la logística para realizar los test de diagnóstico y su traslado a los laboratorios para tener los resultados en un máximo de 48 horas y refuerzo de la atención domiciliaria.

Los dos objetivos básicos de la estrategia recomendada por los expertos al Gobierno son: recuperar la capacidad para atender a pacientes que no sean de COVID19 y estar preparados para atender a los pacientes de COVID19 actuales y los que puedan serlo en posibles brotes futuros de la epidemia.

Dicha estrategia se argumenta en el hecho de que no hay vacuna ni se prevé a corto plazo, que ya se ha visto la capacidad de la COVID19 de desbordar los sistemas sanitarios en algunas comunidades autónomas y que basarse en alcanzar un porcentaje de inmunidad alto en la población supondría “un número inaceptable de casos y fallecidos”. Y en una incertidumbre recogida en el documento de los expertos: no hay forma de predecir la evolución de la pandemia en España durante el próximo año.

NOTICIA RELACIONADA: Incidencia de la COVID-19 en las camas UCI en España

METODOLOGÍA Y DATOS ABIERTOS

Debido a la falta de normalización, accesibilidad y reutilización de los datos de incidencia de la COVID-19 por parte del Ministerio de Sanidad, DATADISTA comenzó a publicar el pasado 12 de marzo los datos desagregados en formato CSV en su cuenta de Github del resumen de situación por la COVID-19 en España y otros datasets relacionados después de un proceso semiautomático de extracción, limpieza y normalización de las tablas de la situación diaria acumulada de la enfermedad por el coronavirus SARS-CoV-2. Desde entonces, decenas de analistas, especialistas en epidemiología, científicos de datos y periodistas están reutilizando esta información en sus proyectos, estudios y artículos.