PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS DE MADRID

MEJOR EN DISTRITOS

Las áreas de Gobierno han asumido la mayoría de la inversión prevista y han sido menos eficaces que los distritos, a los que se ha empezado a derivar mayor número de competencias. La frustración de los proponentes que ven retrasados sus proyectos contrasta con el entusiasmo de los que los ven salir adelante.

Por Antonio Delgado y Ana Tudela

MAYO 2019


Aunque la cantidad teóricamente destinada a los participativos priorizó los proyectos de distrito, emulando también en esto a París, quienes finalmente eran competentes para ejecutar eran mayoritariamente las áreas de Gobierno, que han resultado mucho menos efectivas tanto por la carga de trabajo que acumulaban como por no sentir la presión directa de los ciudadanos.

Coste inicial previsto por cada área que asume la inversión en los presupuestos participativos de 2016 y 2017
Fuente: Ayuntamiento de Madrid

Se destinó más dinero inicial en los presupuestos participativos a distritos tradicionalmente más desfavorecidos.

Fuente: Ayuntamiento de Madrid

Una de las pruebas de agilidad de los distritos es la remodelación de 19 patios de colegio en el distrito de Latina, una propuesta de la primera convocatoria, la de 2016, que en principio solo iba dirigida a tres colegios, se amplió a todos los del distrito y se finalizó a mediados del ejercicio siguiente, 2017. La propuesta cuadraba con los propios planes del distrito, lo que también agilizó la ejecución.

En ocasiones las Juntas de distrito han sido también quienes más presión han hecho sobre las Áreas de Gobierno para que estas sacaran adelante los proyectos, según proponentes consultados. A principios de 2018 se inició el proceso de descentralización prometido por Ahora Madrid, incluyendo la desconcentración de competencias en favor de los distritos. Las primeras delegaciones han sido la de zonas verdes en marzo de 2018 y las actuaciones en la vía pública en julio de 2018 (incluido asfaltar y hacer tramos de calles, plazas y aceras, y clausura de alcorques, eliminar barreras arquitectónicas, reposición y/o colocación de bolardos y barandillas). Se trata de un movimiento en sentido inverso al que realizó Alberto Ruiz Gallardón cuando llegó al Gobierno de Madrid, que recentralizó muchas competencias que habían sido derivadas a los distritos en época de Tierno Galván.

Tras el cambio, las áreas no han tardado en derivar proyectos pendientes a los distritos, aunque se pretendía que fuese un cambio para proyectos futuros. Como explica un coordinador de distrito, hay proyectos que “llevamos desde 2016 esperando que se ejecuten y ahora vamos a empezar a asumirlos nosotros”.

Antes de estos cambios, los distritos ya lograron sacar adelante proyectos que habían recaído en principio por competencias en áreas de Gobierno pidiendo la avocación de competencias. Es el caso de la construcción de un paso de cebra en la calle Fernández Caro, en el tramo entre Mariano Díaz Alonso y Misterios. Había correspondido en principio a Desarrollo Urbano Sostenible pero, en diciembre de 2018, el Distrito de Ciudad Lineal pidió que le avocasen la competencia. O la construcción de badenes en la calle Berrocal y la creación de un área canina en el Parque de Butarque, ambas en el distrito de Villaverde, avocadas también a petición del distrito a finales de 2018.

LAS ÁREAS Y LOS ACUERDOS MARCO

Desarrollo Urbano Sostenible (DUS), Medio Ambiente y Movilidad y Economía y Hacienda asumieron más del 77 por ciento de las inversiones previstas en los participativos de las convocatorias de 2016 y 2017. DUS y Medio Ambiente debían gestionar 294 proyectos de un total de 517, el 56,8 por ciento. Sumaban una inversión prevista de 99,6 millones de euros. Las dificultades para asumirlo llegaron desde el comienzo.

"La estructura del Ayuntamiento no es que no esté diseñada para que se hagan cosas como los participativos, es que parece que está diseñada para que sea imposible", explica Pablo Soto. "Ver cómo personal técnico, junto al director general de Urbanismo y una asociación se sientan en una mesa con el plano a ver cómo se puede hacer realidad un proyecto es un cambio cultural muy grande."

Cuando los proyectos se cuentan por centenares, la dimensión de ese reto se dispara. Los pasos por los que transitan los proyectos que implican crear infraestructura (estudio, licitación, adjudicación, etc.) ya alargan de por sí el plazo hasta la ejecución. Hay fórmulas para paliar esa masa de trabajo pero no se ha acudido a ellas a tiempo en todos los casos. Los acuerdos marco son una fórmula que supone una única licitación para un mismo tipo de inversión que, una vez adjudicado, permite hacer contratos basados en él sin abrir un nuevo proceso de licitación.

También han tenido más fácil salir adelante proyectos que cuadraban con los planes del Ayuntamiento y en concreto de las áreas.

Así ocurrió con la propuesta de 2016, dentro de las destinadas a toda la ciudad, que proponía la peatonalización del centro e impulso del transporte público. No especificaba calles pero cuadraba con los planes del Ayuntamiento. En el seguimiento de este proyecto participativo se explica que se ha ejecutado mediante la peatonalización de la calle Carretas, remodelando la calle Atocha e incorporando autobuses eléctricos a la flota. En los anuncios del Ayuntamiento sobre la peatonalización de Carretas no mencionan que proceda de los participativos.

Es similar a lo ocurrido con el proyecto participativo de creación de guarderías municipales, una propuesta para toda la ciudad procedente de la convocatoria de 2016, cuyo coste se calculó en 3 millones y cuya competencia recayó en Economía y Hacienda, se aprobó aclarando que había un plan general de construcción de escuelas infantiles. Con participativos se financió la de Sanchinarro, que se ha inaugurado en marzo de 2019 junto a otras que no proceden de participativos.

AYUNTAMIENTO, MIRA NUESTRAS CALLES

Por inversión inicial prevista, el área que mayor cuantía asumió de 2016 y 2017 fue Desarrollo Urbano Sostenible (DUS). Asumió 146 proyectos con una inversión prevista de 50,1 millones de euros. Se han ejecutado 22 proyectos que tenían una inversión inicial prevista de 5,9 millones.

Pudieron ser algunos más, porque se ha buscado agrupar proyectos similares, pero no se hizo a tiempo de tener el contrato armado en 2018 en casos como las aceras. En la primera convocatoria de participativos, los distritos de Carabanchel, Chamberí, Ciudad Lineal, Moratalaz, Tetuán, Usera votaron el arreglo de sus aceras. La legislatura termina sin que hayan visto realizados sus proyectos. En octubre se aseguró su próxima ejecución, que iba a realizarse de forma conjunta. Han salido adelante proyectos de aceras realizados de forma individual o los que los distritos pidieron que se les avocase la competencia.

No es que no se haya actuado en las aceras en esta legislatura. Una de las actuaciones que quedará como marca del periodo ha sido la ampliación de aceras de Gran Vía, que se han ensanchado entre 2,6 y 3,4 metros dependiendo del tramo. Se han remodelado también en el entorno de la plaza de Tirso de Molina o de la basílica de San Francisco el Grande, por poner algunos ejemplos y se lanzó desde DUS un plan para renovar aceras en 400 calles en 2016.

Se pretendió hacer lo mismo que lo que sí se hizo con el arreglo del pavimento de las calles de los distritos de Carabanchel, Latina y Vallecas, propuestas participativas también de la primera convocatoria. Todos ellos se ejecutaron en el otoño de 2018 gracias a un trato conjunto desde Desarrollo Urbano Sostenible.

MEDIO AMBIENTE Y MOVILIDAD

Si DUS es la que más inversión prevista asumió, Medio Ambiente y Movilidad ha sido la que mayor número de proyectos debía gestionar: 148 proyectos de los 517 que suman las dos convocatorias, es decir, casi uno de cada tres. La inversión inicial prevista fue de 49,4 millones. Se han finalizado 34 proyectos, que tenían una inversión inicial prevista de 5,4 millones.

A esta área le han correspondido otra de las peticiones recurrentes de los madrileños: fuentes para beber. Los proyectos ganadores fueron al principio presupuestados por separado pero a mediados de 2017 se consideró que la mejor opción era dar forma a un acuerdo marco.

El expediente para la formalización del Acuerdo Marco se aprobó en Junta de Gobierno el 18 de enero de 2018, el anuncio de licitación se publicó en febrero y se adjudicó en junio de ese año a ACSA Obras e Infraestructuras por 1.813.353 euros más 363.660 euros para conservación. En este caso fue necesario tramitar las acometidas de agua con el Canal de Isabel II, que es competencia de otra administración, la Comunidad de Madrid.

El proyecto incluye la instalación de un total de 284 fuentes (96 en distrito centro y nueve en cada uno de los demás distritos) en un plazo de 26 meses. A algunas Juntas de Distrito no deja de resultarles chocante la imagen de Inés Sabanes, responsable del área, haciéndose a principios de 2019 la foto en la plaza de Santa Ana, junto a la primera fuente del proyecto instalada, dos años después de haber hecho una consulta pública para preguntar a los ciudadanos por la mejor ubicación de las fuentes.

También ha sido recurrente la petición de huertos urbanos, que en algunos casos han sido gestionados por las juntas de distrito pero en su mayoría correspondían a Medio Ambiente. Este tipo de proyectos ha tenido el obstáculo añadido de que las zonas donde se solicitaba el huerto no siempre era zona verde.

FRUSTRACIÓN VS ENTUSIASMO

La revista de diciembre de 2018 de la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto recogía un artículo que finaliza con una pregunta demoledora: “Teniendo en cuenta la baja ejecución de los proyectos seleccionados en 2016 y la casi nula incorporación de los seleccionados en 2017 y 2018 a los Presupuestos Generales del Ayuntamiento de 2018 y 2019 respectivamente, desde nuestra asociación nos preguntamos si merece la pena participar en la nueva edición de los Presupuestos Participativos”.

A finales de 2018, de los 11 proyectos ganadores en la convocatoria de 2016 solo se habían ejecutado cuatro, “siendo dos la Instalación de césped artificial en el campo de fútbol de Vía Lusitana y la Mejora y equipamiento del patio del CEIP Isaac Peral, los menos votados”, señalaban. En concreto, esos dos proyectos recibieron 292 y 260 votos respectivamente. El acondicionamiento de aceras y calles de Carabanchel, que obtuvo 548 votos y sigue teniendo como última actualización en la página de seguimiento la de mayo de 2018, cuando se aprobó ejecutarla como IFS; o el aumento de papeleras, 449 votos, que no ha vuelto a actualizarse tampoco desde mayo de 2018, no han sido realizados dos años y medio después de salir ganadores.

El retraso en la ejecución de las propuestas lleva al desánimo a quienes participan lo mismo que, quienes ven completado en un tiempo razonable su proyecto se animan en la siguiente convocatoria a presentar nuevas propuestas. Un ejemplo es el proyecto de remodelación de los patios de los colegios del distrito Latina citado. En 2017, la Asociación de Padres y Madres del CEIP Latina, promotora del primer proyecto, se animaron a presentar un segundo de remodelación de los edificios, que también resultó ganador.

‹‹ DEL VOTO AL PRESUPUESTO | EL DISTRITO QUE SOLO APROBÓ UN PROYECTO ››

NOTA METODOLÓGICA

Para la realización de esta investigación se ha realizado un trabajo de unificación de toda la información disponible en la web del Ayuntamiento de Madrid sobre los Presupuestos Participativos: La web de decide.madrid.es cuya información se ha extraído periódicamente en formato accesible y reutilizable, la ejecución presupuestaria de las inversiones de 2017, 2018 y 2019 (hasta el 31 de marzo) y el dataset de los proyectos aprobados.

Cada proyecto seleccionado en la votación final dispone de un código que permite su seguimiento en los datasets de ejecución presupuestaria, pero este identificador no es único. Hemos comprobado como diez códigos se repiten en proyectos de 2016 y 2017, dificultando su seguimiento. Además, la web de decide.madrid.es ha cambiado los códigos de los proyectos de 2016 por unos identificadores no originales, perdiéndose la trazabilidad del estado de los proyectos en los presupuestos ejecutados desde 2017. Por este motivo liberamos el dataset que permite cruzar los códigos reales con los nuevos identificadores de la web.

La categorización de los proyectos de 2016 y 2017 ha sido realizada por DATADISTA para facilitar la comprensión de todos los proyectos aprobados mediante temáticas principales.