PLAYA BURBUJA

CAPÍTULO III DESMONTANDO EL ALGARROBICO

Licencia gratis, oiga

Con los planos modificados, el PSOE de vuelta y los terrenos vendidos a Azata, solo faltaba la licencia de obras. Dadas las dimensiones del hotel, podía convertirse en uno de los mayores ingresos por este concepto en la historia de Carboneras. Alguien se encargó de que no lo fuera.

Las vistas desde las terrazas superiores de El Algarrobico.

El horizonte parecía despejado, a falta de los trámites de cualquier otra edificación, para que las máquinas desmontaran la montaña, se levantasen las grúas y empezasen a armar, una tras otra, las plantas del hotel junto a la playa de El Algarrobico.

Las vistas desde las terrazas superiores de El Algarrobico. / DATADISTA

Cierto que los planos del Parque Natural habían sido cambiados en silencio desde la Junta y enviados al Ayuntamiento y a la dirección del propio Parque sin publicidad alguna; que el Plan Parcial había quedado invalidado por la Ley de Costas y que el PSOE había vuelto a la alcaldía de Carboneras tras unas elecciones plagadas de irregularidades. El hecho es que, en 1999, los terrenos de la playa de El Algarrobico cambiaron de manos.

La constructora Azata compró los suelos a Río Alías y Parque Club Algarrobico (en cuyo capital participaba la Junta) por 2,3 millones de euros. Ambas vendedoras fueron disueltas tras la venta, como si no hubieran tenido más finalidad que haber sido tenedoras del suelo y parte actora en las gestiones previas a la venta.

El siguiente paso era meter las máquinas. Para eso hacía falta una licencia que, dadas las dimensiones del hotel que se pretendía construir, podía convertirse en uno de los mayores ingresos de la historia de Carboneras por una licencia de obras.

Azata pidió la licencia en 2001. Ese año, Carboneras aprobó un Plan de Desarrollo y Empleo que llamó Carboneras Viva.

Está fechado en julio de 2001 y destinado a armar un plan de impulso económico al municipio, con especial atención al turismo. No hay ninguna situación de alarma económica, nada que ver con esa imagen de pueblo hundido en la pobreza y el desempleo en busca de un futuro que promovió una parte del municipio encabezada por el exalcalde Cristóbal Fernández y que tantas veces encontró reflejo en los medios al tratar el tema del hotel.

Primeras páginas del Plan Carboneras Viva / AYUNTAMIENTO DE CARBONERAS

Como describe el documento del propio Ayuntamiento, “Carboneras fue durante muchos años un pueblo pobre y marginado” pero, tras el efecto de la llegada de la cementera y la central térmica y el complemento del “incipiente negocio turístico y la actividad pesquera, en el inicio de este siglo, Carboneras se encuentra en una magnífica situación económica, social, financiera y de infraestructuras para afrontar los retos del futuro con garantías de éxito”.

Ayudas descritas en el Plan Carboneras Viva / AYUNTAMIENTO DE CARBONERAS

Carboneras considera que el esfuerzo para complementar ese momento de bonanza vendrá de la iniciativa privada. Esfuerzo que el Ayuntamiento se plantea complementar. ¿Cómo? Con “ayudas específicas directas”. Entre ellas se dice que “las empresas que se ubiquen en Carboneras y aquellas creadas por emprendedores del municipio estarán exentas de la tasa y el impuesto de la licencia de obras de aquellos edificios necesarios para su gestión así como los complejos hoteleros y de turismo de nueva instalación”. Y añade: “Estas empresas estarán exentas en sus dos primeros años del IBI y del IAE en la cuota municipal”.

La idea de bonificar también el IBI y el IAE no fue tan sencillo llevarla a término y al final se descartó. El alcalde solicitó incluso un informe al despacho Riasco y Elorza sobre la posibilidad de conceder exenciones y bonificaciones a tasas e impuestos municipales, así como subvenciones, y la respuesta le mostró que había que recoger esas ventajas en la ordenanza que regulase cada impuesto y que había límites a la bonificación de unos y otros.

Imagen de las primeras páginas del Informe de Riasco y Elorza
Primeras páginas del Informe de Riasco y Elorza / AYUNTAMIENTO DE CARBONERAS

Quedaba por tanto la posibilidad de eximir de la licencia de obras. Y así se hizo. El 29 de octubre de 2001, el Boletín Oficial de la Provincia de Almería recogió el anuncio del alcalde de Carboneras, Cristóbal Fernández, por el que a partir de ese momento pasaban a estar “exentos de la tasa de la licencia de obras aquellos edificios de nueva instalación destinados a complejo hotelero y otras actividades relacionadas con el turismo”.

Imagen del Boletín Oficial de la Provincia de Almería el 29 de octubre de 2001
Anuncio en el BOP publicado el 29 de octubre de 2001 / BOP ALMERÍA

El 20 de diciembre se publicó en el BOP una modificación argumentando que se había “detectado un error”. Se eliminó lo de “otras actividades relacionadas con el turismo”. La ayuda quedaba por tanto limitada a los complejos hoteleros. Era un traje para El Algarrobico.

Imagen del Boletín Oficial de la Provincia de Almería el 20 de diciembre de 2001
Anuncio en el BOP publicado el 20 de diciembre de 2001 / BOP ALMERÍA

Para sacar adelante el Plan Carboneras Viva, la comisión encargada mantuvo reuniones incluso en agosto. El presidente de la comisión era Francisco Ruiz Aguado, el teniente de alcalde propietario de la empresa de aluminios que iba a ser contratada por Azata para el hotel, Aluminios Carboneras, y quien sustituirá a Cristóbal Fernández cuando su condena por delito electoral le obligue a dejar temporalmente el sillón consistorial. En conversación telefónica, el hijo de Francisco Ruiz, encargado también de Aluminios Carboneras, reconoce que fueron contratados por Azata, estuvieron trabajando para el hotel entre diez y quince personas de la empresa, que a pesar de la paralización de las obras cobraron los trabajos realizados y que está convencido de que El Algarrobico hubiera sido bueno para el municipio, como lo piensa “el 80 por ciento de los ciudadanos de Carboneras”.

Imagen del polideportivo de Carboneras
Polideportivo de Carboneras / DATADISTA

Otro de los grandes beneficiarios del hotel fue Ramón Ruiz Construcciones, en suspensión de pagos desde 2016. No solo fue constructor del hotel sino que ha sido protagonista de otras obras faraónicas del Ayuntamiento cuando el socialista Cristóbal Fernández estuvo al frente. En concreto, participó al 80 por ciento en la UTE que ganó la licitación para construir el gigantesco polideportivo de Carboneras, una obra tan mastodóntica (costó 15 millones de euros) como cerrada, porque mantenerla tendría un coste de 600.000 euros al año, difícil de soportar para un pequeño ayuntamiento especialmente durante la crisis. El polideportivo fue utilizado para maquillar a los actores de Juego de Tronos cuando la serie se trasladó a la zona para grabar.

El Pleno del Ayuntamiento aprobó el Plan Carboneras Viva por unanimidad. Dice Mario "el farero" que fue así pero con condiciones.

Esas condiciones nunca se cumplieron.

En enero de 2003, se concedió la licencia de obra a Azata. El 31 de diciembre, con el país en plena celebración de despedida del año, el BOP publicó la derogación de la normativa que eximía del pago de la licencia de obras a los complejos hoteleros. Se acabó el incentivo. En el Ayuntamiento de Carboneras, aseguran que se beneficiaron tres establecimientos en total, incluido el Algarrobico, que era el mayor beneficiado y el que más quebranto supuso a las arcas municipales dada su envergadura (441 habitaciones) frente al tamaño de los otros dos, que rondaban las 15 habitaciones.

El plan Carboneras Viva hacía alusión a la prosperidad económica de Carboneras. Las cifras, que avalan esa fotografía que hace el plan, permiten desmontar otra de las argumentaciones que se han ligado a la defensa del hotel: el desempleo del municipio carbonero.

DESMONTA OTRA PLANTA ››


Capítulo I: El Indulto Exprés

CAPÍTULO I

Los planos mutantes

La playa de El Algarrobico fue incluida en el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar en 1994 y protegida con la calificación de suelo no urbanizable.

Publicado: 14/02/2019
Un indulto exprés

CAPÍTULO II

Un indulto exprés

El alcalde de Carboneras y su hermana ofrecieron trabajo y mejoras de sueldo a cambio de votos. No pensaban que un conserje declararía en su contra.

Publicado: 24/02/2019
Licencia gratis, oiga

CAPÍTULO III

Licencia gratis, oiga

Con los planos modificados, el PSOE de vuelta y los terrenos vendidos a Azata, solo faltaba la licencia de obras para la construcción del hotel.

Publicado: 10/03/2019
El ¿problema? del paro

CAPÍTULO IV

El ¿problema? del paro

El argumento del desempleo se usó una y otra vez para defender El Algarrobico. No solo las cifras desmontaban esa idea, también el paisaje de Carboneras.

Publicado: 10/03/2019
Las mentiras a Europa

CAPÍTULO V

Las mentiras a Europa

Un año antes de que el juez Rivera paralizase el hotel, el Gobierno de Zapatero recibió carta y visita de la Comisión Europea.

24/03/2019
Por qué sigue allí

CAPÍTULO VI

Por qué sigue allí

El Supremo obligó al Ayuntamiento a desclasificar el suelo. Se inició el trámite pero no se terminó. El suelo sigue a nombre de la promotora.

31/03/2019