CRISIS DEL CORONAVIRUS

Las CCAA deberán disponer de un mínimo de 7.065 camas UCI, el doble de las que tenían antes de la COVID-19

Número mínimo de camas UCI que las comunidades autónomas deberán ampliar durante la fase de desescalada. Camas UCI disponibles en hospitales públicos con datos de 2017 (último dato oficial disponible). Los datos de camas UCI de La Rioja, Ceuta y Melilla están actualizados a marzo de 2020. / Ministerio de Sanidad, CCAA y elaboración propia

ANTONIO DELGADO Y ANA TUDELA

3 DE MAYO DE 2020 19:00H

El BOE ha publicado este domingo la orden que regula el proceso para consensuar con las comunidades autónomas las fases de desescalada del confinamiento derivado de la crisis del COVID-19. El objetivo es que las medidas y tiempos se consensúen con las CCAA, aunque la decisión última dependerá del Ministerio de Sanidad. De partida, las autonomías tendrán que cumplir unos mínimos en la sanidad pública para que sus propuestas sean estudiadas y, con ello, lograr que una provincia o isla de su territorio pase a una siguiente fase de desescalada. Estos requisitos implican disponer o tener capacidad para instalar en el plazo máximo de cinco días entre 1,5 y 2 camas UCI por cada 10.000 habitantes.

Con este requerimiento, tal y como explicó DATADISTA en base al documento de trabajo presentado, las comunicades autónomas deberán duplicar el número de camas UCI disponibles en hospitales públicos. A nivel nacional significa aumentar la capacidad hasta un mínimo de 7.052 camas UCI en el periodo de desescalada frente a las 3.445 camas UCI disponibles de media entre 2010 y 2017, el último dato oficial publicado.

Evolución del número de camas UCI disponibles por cada 10.000 habitantes y el umbral mínimo exigido por Sanidad durante la desescalada
Evolución de la tasa de camas UCI por comunidades autónomas por cada 10.000 habitantes en hospitales públicos entre 2010 y 2017 y el umbral mínimo exigido por el Ministerio de Sanidad en la desescalada por la crisis del COVID-19. Los datos de La Rioja, Ceuta y Melilla están agregados por Sanidad por secreto estadístico / Microdatos de la Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada (SIAE) del Ministerio de Sanidad , INE y elaboración propia

La normativa también obliga a las comunidades autónomas a disponer y tener la capacidad para instalar en un plazo máximo de cinco días entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes, lo que significa tener entre 174.271 y 188.402 camas instaladas en España para hacer frente a posibles rebrotes de la pandemia hasta que no haya una vacuna disponible para toda la población. Deberán así mismo mantener el nivel de información establecido en las diferentes órdenes que ha ido aprobando Sanidad.

Ya como recomendación, se indica a las CCAA que mantengan el número de profesionales sanitarios con que contaban en el momento en que entró en vigor la primera prórroga del estado de alarma, que coincide aproximadamente con los días en que se alcanzó la curva de fallecidos por la pandemia. Estos deberán ser redistribuidos con la intención de reforzar la Atención Primaria.

La primera propuesta deberá ser remitida por las comunidades autónomas a Sanidad antes de las 14.00 horas del 6 de mayo. Las siguientes, una semana antes de cuando se pretenda que se aprueben las medidas propuestas.

NOTICIAS RELACIONADAS:
- Incidencia de la COVID-19 en las camas UCI en España
- Las CCAA deberán disponer de un mínimo de 7.065 camas UCI, el doble de las que tenían antes de la COVID-19

METODOLOGÍA Y DATOS ABIERTOS

Debido a la falta de normalización, accesibilidad y reutilización de los datos de incidencia de la COVID-19 por parte del Ministerio de Sanidad, DATADISTA comenzó a publicar el pasado 12 de marzo los datos desagregados en formato CSV en su cuenta de Github del resumen de situación por la COVID-19 en España y otros datasets relacionados después de un proceso semiautomático de extracción, limpieza y normalización de las tablas de la situación diaria acumulada de la enfermedad por el coronavirus SARS-CoV-2. Desde entonces, decenas de analistas, especialistas en epidemiología, científicos de datos y periodistas están reutilizando esta información en sus proyectos, estudios y artículos.