CRISIS DEL CORONAVIRUS

La COVID-19 destruye ya 862.922 empleos desde que se declaró el estado de alarma

La afiliación cayó en 49.074 personas a lo largo de abril pero, tras el fin del permiso retribuido recuperable, la diaria volvió a aumentar de lunes a jueves y caer el viernes, como es típico en un mercado laboral con una altísima temporalidad como es el español

Variación diaria de la afiliación a la Seguridad Social en 2020. Diferencia de la afiliación respecto al día anterior / Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y elaboración propia

ANA TUDELA Y ANTONIO DELGADO

5 DE MAYO DE 2020 14:30H

España entró en estado de alarma el 14 de marzo de 2020. La afiliación a la Seguridad Social desde el cierre del día previo, 13 de marzo, y el cierre de abril, ha caído en 862.922 personas. Según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, abril sumó al desplome de afiliación derivado del coronavirus una caída de 49.074 personas.

El mes pasado hubo un evidente cambio del ritmo de destrucción de empleo, que se ve en la evolución diaria de la afiliación. A partir del fin del permiso retribuido recuperable, que coincidió con el fin de la Semana Santa y estaba ligado a las dos semanas en que la actividad económica se limitó casi exclusivamente a los servicios esenciales, la afiliación diaria volvió a su ritmo típico del mercado laboral español. En este, la alta temporalidad hace que la afiliación crezca de lunes a jueves, caiga los viernes, vuelva a crecer con fuerza a principios de cada mes y se desplome cuando el mes acaba.

Debido a este efecto, el día de cierre de abril registró la mayor caída en la afiliación respecto al día anterior: -103.888 afiliados.

Los datos que ha facilitado esta mañana el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, hablan por sí solos.

En abril, en un país confinado por el estado de alarma, se firmaron 673.179 contratos, de los que solo 59.042 fueron indefinidos. Pueden parecer muchos pero son un 61,9% menos de los firmados en abril de 2019.

En España, cada vez tienen mayor peso los contratos con duración inferior a una semana. En 2019, este tipo de contratación ultrabreve supuso ya el 27,3% de los 22,5 millones de contratos firmados en el año, frente al 15,1% de 2007, antes de la crisis y de las dos reformas laborales. Casi la mitad de los contratos firmados duró menos de tres meses.

Con la declaración del estado de alarma, los contratos que cayeron con más fuerza fueron precisamente los de aquellas personas en situación más precaria, es decir, los inferiores a siete días de trabajadores y trabajadoras acostumbrados a vivir entre las altas del lunes y las bajas del viernes.

Si se atiende a la afiliación media en lugar de tomar el dato de inicio y cierre de mes, esta se situó en abril en 18.458.667 personas, lo que supone una caída con respecto a la media de marzo de 548.093 personas.

PARO REGISTRADO Y ERTE

En cuanto al paro registrado, este se incrementó en abril en 282.891 personas, alcanzando un total ya de 3.831.203 trabajadoras y trabajadores registrados. Las cifras no incluyen las 3.386.785 personas que estaban afectadas por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a cierre de abril.

El pico de la serie histórica tuvo lugar en febrero de 2013, cuando llegó a 5.040.222 personas registradas.