CRISIS DEL CORONAVIRUS

Estimación de casos por COVID-19 en España durante la primera ola con respecto al principio de la segunda

Durante las primeras semanas de la pandemia en España solo se detectó 1 de cada 10 casos. Hasta finales de septiembre se detectaba entre 6 y 8 de cada 10.

Estimación de la evolución de los casos confirmados y posibles casos no detectados. Simulación realizada en base al primer Estudio de Seroprevalencia y estimación del CCAES. Datos hasta 30/09/2020 / Ministerio de Sanidad, ISCIII, CCAES y elaboración propia • Casos por la fecha de inicio de síntomas o la de diagnóstico menos 6 días

ANTONIO DELGADO

21 DE OCTUBRE DE 2020 09:00H

Salvador Illa, ministro de Sanidad, insistió este martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en que vienen "semanas muy duras". Illa ha comenzado su invervención diciendo que "viene el invierno. La segunda ola ya no es una amenaza, es una realidad. Tenemos la constatación de que en todos los países europeos, también en España, el virus está presente. Está entre nosotros". Sanidad recomienda a los ciudadanos reducir la movilidad y los contactos sociales. Sin embargo, ¿es comparable esta segunda ola con la primera?

Durante el pico de la pandemia en abril se llegaron a detectar unos 10.000 casos en un día. A mediados de septiembre hubo varios días que se detectaron 12.000 casos. Aunque la situación es muy preocupante debido al alto contagio del virus y la velocidad con la que está escalando, la capacidad de diagnóstico de esta segunda ola nada tiene que ver con la primera.

Los datos del primer estudio nacional de seroprevalencia realizado en España dieron como resultado que el 5,2% de la población de España había tenido contacto con el virus. Es decir, cerca de 2,5 millones de personas. Con esta información, el estudio también sirvió para constatar la capacidad de diagnóstico durante las primeras semanas de la pandemia. Por ejemplo, hasta el 10 de mayo, se habían detectado unos 250.000 casos mediante diferentes tipos de pruebas diagnósticas como PCR y test rápidos. Es decir, la capacidad de diagnóstico durante la primera ola fue de alrededor del 10%. Solo 1 de cada 10 casos fue detectado.

A partir del 11 de mayo, entró en vigor una nueva estrategia de diagnóstico, vigilancia y control de cara a la desescalada. Junto con el refuerzo en materia de salud pública, las comunidades autónomas incrementaron el número de test realizados. Por ejemplo, Madrid pasó, de 12.000 PCR a la semana durante las primeras semanas de la pandemia, a las más de 120.000 PCR durante las últimas semanas de septiembre.

Segun el CCAES, la capacidad de diagnóstico desde finales de mayo a finales de septiembre ha podido estar en torno al 60-80%, aunque ha sido algo desigual en función del territorio y el momento elegido.

En el gráfico que abre este artículo se puede observar una estimación de la evolución de los casos confirmados y posibles casos no detectados en base a los datos del Estudio de Seroprevalencia y una estimación de capacidad de detección de casos del 60%, 70% y 80%.

Este cálculo es una estimación pero la capacidad real de diagnóstico de esta segunda ola se conocerá cuando se publiquen los resultados de la cuarta ronda de seroprevalencia. El Instituto de Salud Carlos III tiene previsto ponerlo en marcha durante la segunda semana de noviembre de 2020. Sanidad tiene planificados dos nuevas rondas de seroprevalencia durante el primer semestre de 2021, lo que permitirá conocer la evolución del comportamiento del virus y su detección.

A nivel provincial, la tasa estimada de personas que tenían anticuerpos lgC anti SARS-COV2 durante las tres rondas del estudio de seroprevalencia ha sido bastante dispar. El 11,7% de la población en Madrid había pasado el virus frente a solo el 1,2% de la población en la provincia de Huelva.

En este gráfico puedes ver la evolución de los casos diagnosticados, los posibles casos reales según la tasa calculada para cada provincia y una estimación homogénea conservadora del 60% de casos detectados para la segunda ola. Lleida, Baleares, Lugo o Murcia han sufrido una gran incidencia del virus estos últimos meses comparada con la primera. También está el caso de Ceuta. En esta ciudad autónoma, el virus está teniendo una mayor incidencia ahora que durante los meses de marzo a mayo.

Estimación de la evolución de los casos confirmados y posibles casos no detectados por provincias

Uno de los aprendizajes de este verano por parte de los responsables de salud pública es que la curva puede subir muy rápidamente pero luego es muy complicado doblegarla a la misma velocidad. Lo saben muy bien en comunidades aútonomas como Aragón o Cataluña, que tuvieron que empezar a realizar confinamientos en las primeras semanas del verano en algunas ciudades de su territorio. Por eso, insisten fuentes de Sanidad, es importante tomar medidas drásticas cuando las incidencias acumuladas en los últimos 14 días empiezan a superar los 100 casos por cada 100.000 habitantes. Luego ya es demasiado tarde.

METODOLOGÍA Y DATOS ABIERTOS

Debido a la falta de normalización, accesibilidad y reutilización de los datos de incidencia de la COVID-19 por parte del Ministerio de Sanidad, DATADISTA comenzó a publicar el pasado 12 de marzo los datos desagregados en formato CSV en su cuenta de Github del resumen de situación por la COVID-19 en España y otros datasets relacionados después de un proceso semiautomático de extracción, limpieza y normalización de las tablas de la situación diaria acumulada de la enfermedad por el coronavirus SARS-CoV-2. Desde entonces, decenas de analistas, especialistas en epidemiología, científicos de datos y periodistas están reutilizando esta información en sus proyectos, estudios y artículos.