DEMOGRAFÍA

Así ha variado la población extranjera empadronada en España en dos décadas

Porcentaje de población extranjera entre 1999 y 2019
Evolución de la población extranjera por municipios / INE y elaboración propia

ANTONIO DELGADO

8 DE MARZO DE 2020

En 2019, residían en España 47 millones de personas de las cuales el 10,71% son extranjeros empadronados. Lo dice el Instituto Nacional de Estadística (INE). En 2009 este porcentaje era del 12,07%, uno de los más altos de la serie. Diez años antes, en 1999, la cifra de extranjeros residentes empadronados en España era del 1,86%, 748.954 personas, según los datos del Padrón Continuo. Detrás de un cambio tan acusado en dos décadas hay millones de historias, desde personas jóvenes en busca de un lugar donde encontrar empleo a ya retiradas atraídas por el clima. Ese amplio abanico hace que marroquíes, rumanos y británicos sean tres de las comunidades más numerosas en España.

También la situación del país de origen influye en los datos. Una de las nacionalidades que ha experimentado un mayor crecimiento es la venezolana. En 2019 estaban inscritas en el padrón municipal 137.776 personas, lo que supone un aumento del 44% respecto al año anterior.

Porcentaje de población extranjera entre 1998 y 2019 / Padrón Continuo. INE

Empleo vs retiro

Algunos municipios han experimentado un cambio especialmente llamativo. En 2019, había 21 municipios en España en los que más del 50% de la población empadronada era extranjera. En seis de esos municipios el empleo es la principal causa de atracción, ya que la práctica totalidad de los extranjeros empadronados tiene una edad comprendida entre los 16 y los 64 años, rango de la población activa.

Por otro lado, cuando el empleo es el motivo principal de atracción, es capaz de cambiar el perfil de pueblos pequeños de zonas en vías de despoblación, extendiendo sus beneficios no solo al municipio que está generando puestos de trabajo en sí sino a los colindantes.

El municipio con mayor porcentaje de extranjeros en España en 2019 es Torre de Burgo (Guadalajara). El 90,71% de sus 592 habitantes empadronados son extranjeros. Su población ha crecido un 783% entre 1999 y 2019 debido a la inmigración extranjera. La mayoría son búlgaros que se asentaron en la zona para participar en las labores de recogida del espárrago entre los meses de abril y junio, la principal actividad económica del pueblo.

El crecimiento de la población búlgara ha supuesto que también se hayan desplazado a otros municipios cercanos como Heras de Ayuso (279 habitantes), situado a tres kilómetros de distancia y a Taragudo (49 habitantes) a cuatro kilómetros. El 64% y 53% de los inscritos en estos municipios son extranjeros.

El caso de Torre del Burgo, Heras de Ayuso y Taragudo no es habitual. Al ser municipios muy pequeños, las variaciones de sus porcentajes aumentan o disminuyen de manera muy marcada en cuanto lleguen o emigren un par de familias del municipio.

Los otros tres municipios con más del 50 por ciento de la población empadronada extranjera en los que la mayoría se concentra en la franja de edad de población activa -entre 16 y 64 años- son Benahavís (Málaga), Fuente el Olmo de Fuentidueña (Segovia) y Guissona (Lleida).

Así ha variado la población extranjera en dos décadas

1999

2009

2019

Marina Alta (Alicante)

Esta comarca litoral de la provincia

de Alicante concentra algunos de

los municipios con el mayor porcentaje

de extranjeros en 2019 como

Rojales (68,71%) y Llíber (65,88%).

 

El perfil más mayoritario son los

británicos de más de 55 años.

Sur de Almería

Estas comarcas concentran los

municipios con mayor porcentaje

de extranjeros en Almería.

 

El perfil más mayoritario son los

marroquíes entre 16 y 64 años.

Marina Alta (Alicante)

Esta comarca concentra algunos

de los municipios con el mayor

porcentaje de extranjeros en 2019

como Rojales (69%) y Llíber (66%).

 

El perfil más mayoritario son los

británicos de más de 55 años.

Sur de Almería

Estas comarcas concentran los

municipios con mayor porcentaje

de extranjeros en Almería.

 

El perfil más mayoritario son los

marroquíes entre 16 y 64 años.

Porcentaje de extranjeros por municipios / INE, IGN y elaboración propia

Otra de las zonas en España con una alta concentración de extranjeros es Almería. La mayoría de los extranjeros inscritos en municipios de la provincia son marroquíes y rumanos. Una gran parte trabajan en el sector agroindustrial en municipios que supera el 50% de su población extranjera como Arboleas, Partaloa, Bédar. También en municipios de mayor tamaño como Mojácar, Níjar, Vícar y El Ejido.

La radiografía de los extranjeros es diferente en Alicante. Las comarcas de la Vega Baja del Segura y de la Marina Alta agrupan a las localidades con una mayor tasa de extranjeros: Rojales, Alcalalí, San Fulgencio o Llíber concentran a su población extranjera en la franja de edad de mayores de 64 años, siendo los británicos la comunidad más numerosa.

VALENCIA

ALICANTE

Llíber (Alicante)

Este municipio de la comarca de la

Marina Alta tiene 66% de extranjeros.

 

La mayoría son británicos mayores

de 64 años.

VALENCIA

ALICANTE

Llíber (Alicante)

Este municipio de la comarca de la

Marina Alta tiene 66% de extranjeros.

 

La mayoría son británicos mayores

de 64 años.

Porcentaje de extranjeros en la comarca de la Marina Alta (Alicante) en 2019 / INE, IGN y elaboración propia

Los británicos también lideran las nacionalidades de la población residente extranjera en la provincia de Málaga, municipios como Benahavís, Fuengirola, Manilva o Mijas tiene más de un 30% de su población empadronada extranjera.

Padrón por nacionalidad vs país de nacimiento

Uno de los factores a tener en cuenta al analizar el porcentaje de población procedente de otros países utilizando los datos del Padrón Continuo son los cambios en los diferentes colectivos. España ha atraído a un número importante de personas nacidas en otros países y la estadística de residentes extranjeros no refleja solo los que vienen netos de los que se van. En la cifras de población, dejan lógicamente de aparecer como extranjeros quienes, habiendo nacido en otro país, adquieren la nacionalidad española. La diferencia entre los datos por país de nacimiento y por nacionalidad permiten ver dónde está la mayor demanda y la mayor facilidad para conseguir la nacionalidad española.

Según Jordi Bayona, investigador del Centre d'Estudis Demogràfics y profesor asociado a la Universidad de Barcelona, si se mira la estadística de población "por país de nacimiento, aparecerán reflejados los latinoamericanos" y, sin embargo, "si lo miras por nacionalidad, te han desaparecido la mitad de ellos. Los que van a seguir saliendo como extranjeros son los europeos comunitarios y aquellos colectivos más vulnerables que tienen mayores problemas para acceder a la nacionalidad”. Otro factor a tener en cuenta pero en sentido contrario son los menores de muchos padres extranjeros. Por ejemplo, los hijos nacidos en España de una pareja de marroquíes tienen nacionalidad marroquí y siguen figurando como tal en la estadística pese a su lugar de nacimiento.

Evolución de la población residente en España por país de nacimiento y de la población residente según su nacionalidad entre 1998 y 2018. / INE y elaboración propia

En la gráfica superior se puede apreciar una mayor diferencia entre la población residente según el país de nacimiento y la nacionalidad en aquellos países donde la concesión de la nacionalidad requiere menos tiempo de residencia legal en España como ecuatorianos, colombianos, peruanos o bolivianos. La nacionalidad Española por residencia puede solicitarse cuando la persona lleva residiendo en España diez años, aunque serán suficiente cinco años en el caso de los refugiados y dos años cuando sean personas nacionales de países Iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal.

El retraso de las concesiones de nacionalidad

A partir de 2013, el número de concesiones de nacionalidad empezó a sufrir un parón motivado por la acumulación solicitudes y de la propia gestión de la tramitación de los expedientes. En 2015 se aprobó el Real Decreto 1004/2015 para simplificar el procedimiento de concesión y la obligación de realizar todo el procedimiento por vía telemática, pero la puesta en marcha en 2017 de una nueva plataforma tecnológica para la gestión de las solicitudes agravó la situación. Dos años más tarde se acumulan más de 360.000 expedientes sin resolver.

Evolución de las concesiones de nacionalidad en España desde 2000 a 2018 / INE y elaboración propia

Para agilizar la situación el Ministerio de Justicia activó un plan de choque que finalizó el 30 de noviembre de 2019, para que más de 120 funcionarios ampliaran su jornada laboral de forma voluntaria. En junio de 2019 se firmó un acuerdo de encomienda de gestión con los Registradores para que les ayudaran a dar salidas a los expedientes acumulados de solicitudes realizadas en 2016 y 2019. Justicia espera que antes de 2022 se haya resuelto la situación.

Los problemas de medición con el Padrón

El Padrón Continuo es una fuente importante de análisis demográfico ya que es la principal herramienta de que disponemos para estudiar la composición de la población a niveles de barrios. Sin embargo, no es una estadística perfecta. En 1996 se aprobó la Ley 4/1996 que establecía el deber de los ciudadanos de empadronarse en el municipio donde residían independientemente de su situación legal y la gestión por parte del INE de este registro continuo de la población.

A nivel legislativo también se aprobó el reglamento de la Ley de Extranjería que otorgaba la residencia por reagrupación familiar para los cónyuges e hijos de una persona incluso en situación irregular. Todo esto permitió aflorar en el Padrón Continuo a personas extranjeras que residían en España pero nunca se habían contabilizado.

El Padrón Continuo muestra la diferencia entre todas las altas y bajas del padrón de los municipios españoles pero durante más de una década la propia gestión del registro dio lugar a diferentes problemas. No existía una forma muy efectiva de comprobar si una persona se había empadronado en varios municipios a la vez y tampoco se contabilizaban las bajas de todos los extranjeros que habían abandonado el país pero seguían inscritos en sus municipios de residencia en España. Los ayuntamientos tampoco ponían mucho de su parte por revertir esta situación, ya que parte de la financiación que reciben del Estado proviene de las cifras de la población residente.

En la última década, el INE intentó que los ayuntamientos confirmaran las inscripciones de sus ciudadanos extranjeros, con comunicaciones realizadas en 2009 y 2010 pero no fue hasta el 1 de enero de 2014 cuando se dejaron de contabilizar todas las inscripciones de ciudadanos extranjeros que no hubieran confirmado, acreditado y/o renovado su residencia. Los residentes comunitarios inscritos en el Registro Central de Extranjeros y los residentes no comunitarios con permiso de residencia de larga duración tienen que renovar su inscripción en el padrón cada cinco y dos años, respectivamente, pero no todos lo hacen. Esto hizo caer las cifras totales de población de muchos municipios con un alto porcentajes de extranjeros en los años siguientes, como explicó DATADISTA en 2017 con la comarca de la Marina Alta en Alicante. Este hecho coincidió con la crisis económica y la consiguiente salida de población activa hacia otros países, lo que agravó la caída de la población extranjera en el Padrón.