MULTAS DE TRÁFICO

Leganitos 24: el punto negro de las multas en Madrid

El número de sanciones por acceder a una APR sin autorización ha aumentado más de un 250% desde la puesta en marcha de la APR de Ópera en noviembre de 2015.

Antonio Delgado

20 de noviembre de 2016

Actualización: El Ayuntamiento devolvió en diciembre de 2016 el importe de las multas cobradas y anuladas de oficio por los errores en la gestión de las APRs entre el 1 de noviembre de 2015 y el 15 marzo de 2016.

Las Áreas de Prioridad Residencial (APR) de Madrid son zonas que tienen el tráfico de vehículos restringidos a los no residentes como una medida de disminuir los niveles de contaminación atmosférica y acústica. En la actualidad en Madrid existen cuatro zonas con tráfico restringido. Las tres primeras APRs: Cortes, Embajadores y Letras fueron puestas en marcha hace diez años por Alberto Ruiz-Gallardón. La APR de Ópera fue aprobada por el gobierno de Ana Botella y puesta en marcha hace un año por el Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena.

El análisis de todas las multas, un año después de la puesta en marcha de la nueva APR de Ópera, deja un dato preocupante: esta zona acumula la mayoría de las sanciones impuestas por acceder a estas áreas. En septiembre de 2016, el último dato disponible, Ópera concentraba más del 60% de todas las multas por acceder sin autorización a una APR.

AUMENTO DEL NÚMERO DE SANCIONES

El análisis de todas las multas por acceder a una APR sin autorización entre enero de 2015 y septiembre de 2016 realizada por DATADISTA muestra cómo el número de sanciones ha aumentado más de un 250% desde la puesta en marcha de la APR de Ópera en noviembre de 2015. En julio de 2015, el último mes contabilizado antes de la entrada en vigor de esta APR, estas áreas acumularon 17.805 expedientes sancionadores. Un año más tarde este número se disparó hasta los 64.566 expedientes. En total, desde enero de 2015, el Ayuntamiento ha gestionado casi 600.000 multas por accesos no autorizados a las APRs. El coste de cada multa es de 90 euros.

A nivel técnico, la mayoría de las zonas de acceso a las APRs disponen de cámaras automáticas de regulación del tráfico. Este es el motivo de la gran capacidad sancionadora del Ayuntamiento. De esta manera, todas las matrículas que rebasen dichos puntos son “cazadas” por el visor. Una vez capturada cada matrícula que accede a una APR, el proceso sancionador se pone en marcha sólo si el vehículo no cuenta con una autorización de acceso. En la actualidad, las cuatro zonas APRs cuentan con 52 cámaras de control del tráfico. El siguiente mapa muestra los puntos donde están situados estos dispositivos.

Las entradas a las APRs se encuentran señalizadas con un cartel que en muchas ocasiones pasa desaparecibido para los conductores. En el caso de Leganitos 24, este punto cuenta con dos carteles en mitad de la calle y un badén para hacer disminuir la velocidad a la altura de las señalizaciones. Estas medidas de aviso fueron puestas después del alarmente número de multas acumuladas en los primeros días de su puesta en marcha. Sin embargo, a pesar de esas medidas, este punto sigue siendo el que más número de multas acumula cada mes dentro de las APRs. Desde el 15 de marzo, este punto acumula más de 63.000 infracciones, lo que representa el 16% de todas las multas por acceder a una APR en lo que va de año.

Leganitos 24 rivaliza como el lugar con mayor número de sanciones de Madrid con otros dos puntos donde la infracción controlada es el exceso de velocidad: son los dos radares ubicados en la M-30 en el kilómetro 19,6 a la altura de San Pol de Mar y el nuevo sistema multiradar instalado en el Paseo de la Castellana 300, ubicado junto al hospital de La Paz. Estos tres puntos acumulan en 2016 más de 30.000 multas al mes.

LA GESTIÓN DE UN DESASTRE

El 1 de agosto de 2015 se suspendió el sistema sancionador por acceder a las APRs en Madrid de cara a la puesta en marcha de la nueva regulación y la entrada en funcionamiento del área de Ópera prevista para el 1 de noviembre de 2015.

La investigación realizada por este periodista de las multas por acceder en la APR de Ópera durante los primeros 30 días de su puesta en marcha junto con otros errores de gestión reconocidos por el Ayuntamiento, hizo que se paralizaran las sanciones hasta el 15 de marzo de 2015.

La medida tomada por el Ayuntamiento llevaba aparejada la cancelación de todas las multas puestas por acceder sin autorización en esta APR así como en el resto de APR si el usuario disponía de una autorización para circular antes del cambio normativo. En el caso de las multas que hubieran sido pagadas por el Consistorio, se aprobó la devolución de oficio del dinero. Sin embargo, según ha podido constatar DATADISTA, 8 meses después de esta medida, los afectados aún no ha recibido la devolución.

Es el caso de Luis Escalona, que recibió 26 multas por entrar en la APR de Ópera por la calle Leganitos 24 y pagó las cuatro primeras. El ayuntamiento le debe 225 euros. En ese mismo punto también fue sancionada Vanesa Rodríguez con el mismo número de multas. Vanesa las pagó todas en el periodo de pronto pago para poder reducirse a la mitad el importe. A día de hoy el Ayuntamiento aún no le ha devuelto los 1.080 euros por sanciones impuesta hace un año.

El Ayuntamiento reconoce que les está costando gestionar este trámite. El pasado 3 de noviembre, en acuerdo en Junta de Gobierno, se autorizó la tramitación masiva de las devoluciones (PDF). El problema es que a nivel técnico aún no se ha terminado de implementar el proceso de devolución porque se ha tenido que desarrollar nuevas aplicaciones informáticas y restructurar los equipos para hacer frente a esta tarea. Según el área de Movilidad y Medio Ambiente de Madrid, el Consistorio gestiona una media anual de entre 3.000 y 4.000 expdientes de sanciones devueltos. La revocación de oficio de las multas de las APR ha supuesto un incremento sustancial de esta logística. Los expedientes de revocación por esta medida se estiman en 53.408. En términos económicos supone la anulación efectiva de multas por valor de casi cinco millones de euros.

Otro de los problemas es la comunicación con los afectados. Según el Ayuntamiento de Madrid, casi el 50% de los afectados aún no ha remitido al Consistorio los datos de la cuenta bancaria para proceder a la devolución.

EL MODELO DE LAS APRs

Las APRs es una de las soluciones que utlizan las grandes ciudades para controlar la calidad del aire. Paco Segura, Coordinador de Ecologistas en Acción considera que la creación de las APRs en Madrid es “una de las pocas medidas positivas tomadas por Gallardón”. Segura afirma que “es un modelo más razonable que el cierre completo al tráfico de una zona”, ya que estas opción genera un mayor tráfico en la periferia. Por tanto, no sólo complica la disminución de la contaminación sino que también puede generar otros problemas. Esto, por ejemplo, es lo que ocurre en las ciudades que decidido peatonalizar su centro.

El modelo de las APRs no se detiene en Madrid. El Ayuntamiento está estudiando en la actualidad convertir toda la almendra central de la ciudad en una gran APR para 2018. De esta manera, Palacio, Sol, Universidad y Justicia tendrían también el tráfico restringido. El año que viene se tomará la decisión.